IBI. División del recibo si existen varios cotitulares.

Conozco un caso en el que por no montar un lío familiar una persona lleva años haciéndose cargo del IBI de un inmueble que conoció en su día pero del que ahora apenas conoce el portal… El inmueble es propiedad de tres personas… Una que nada tiene que ver con él, lo habita… Y solo esta persona que yo conozco atiende puntualmente el impuesto de referencia.

Pues bien, os traigo una consulta vinculante, de febrero de este año, (que podéis leer entera aquí) que, en resumidas cuentas, viene a decir lo que, a todas luces, es más que lógico:

En el caso de que varias personas sean cotitulares del derecho de usufructo o, no existiendo este, del derecho de propiedad sobre un inmueble, todos ellos son obligados tributarios del IBI y además todos quedan solidariamente obligados frente a la Administración tributaria al cumplimiento de todas las prestaciones. Y, esto es lo relevante, existe la posibilidad de que cualquiera de los sujetos pasivos solicite la división de la liquidación entre los distintos obligados tributarios, siempre que cumpla los requisitos exigidos en el art. 35.7 de la LGT, es decir, siempre que se faciliten a la Administración los datos personales y domicilio de todos los obligados al pago, así como la proporción en que cada uno de ellos participe en el dominio o derecho sobre el bien inmueble. No obstante, si uno de ellos no satisface la parte de la liquidación que le corresponde, una vez transcurrido el período voluntario, ésta podrá exigirse al otro obligado tributario, con independencia de que también pueda exigirse al obligado que ha incumplido mediante el procedimiento de apremio.

Arrendamiento para uso distinto de vivienda. Desistimiento por el arrendatario. Cumplimiento de contrato o lucro cesante?

Traemos en esta ocasión una sentencia del Tribunal Supremo de marzo de este año que puede ayudar a redactar un contrato de arrendamiento para uso distinto de vivienda de cara a que, si el arrendatario se va antes de tiempo, podamos cobrar con todas las de la Ley lo que nos corresponde (aquí puedes leer la sentencia completa).

Y es que, como tantas veces en este mundo nuestro, no es lo mismo decir una cosa que otra… Como tampoco lo es pedir una cosa u otra…

Vamos a ver…

Se reclama la totalidad de las rentas adeudadas desde el momento en que el arrendatario desistió del contrato hasta su finalización. El arrendador no aceptó la resolución.

La sentencia distingue, en su fundamento de Derecho cuarto, tres supuestos:

CUARTO.- Los tres grupos de casos que se han presentado en la jurisprudencia de la Sala que son:

1. Casos en los que existe en el contrato de arrendamiento de local de negocio una cláusula que otorga al arrendatario la facultad de resolver (rectius: desistir unilateralmente) el contrato, quedando obligado a pagar al arrendador una determinada cantidad de dinero (multa penitencial) (sentencias de 23 de diciembre 5 de 2009 (rec. 1508 de 2005), 6 de noviembre de 2013 (rec.1589 de 2011), 10 de diciembre de 2013 (rec. 2237 de 2011) y 29 de mayo de 2014 (rec. 449 de 2012).

2. Casos en los que dicha cláusula no existe y el arrendatario manifiesta su voluntad de terminar el arrendamiento, pero el arrendador no lo acepta y pide el cumplimiento del contrato, es decir, el pago de las rentas conforme a los vencimientos pactados en el contrato ( sentencia de 26 de junio de 2002; rec. 54/1997 ). Es el caso que ahora analizamos.

3. Casos en los que dicha cláusula tampoco existe pero el arrendatario manifiesta su voluntad de terminar el arrendamiento y el arrendador acepta o acaba por aceptar la resolución del mismo reclamando indemnización de los daños y perjuicios provocados por la resolución (sentencia de 9 de abril de 2012; rec. 229 de 2007).

Sentado que estamos ante un caso del grupo segundo, debemos convenir con el recurrido y con la resolución recurrida que no procede moderación en la indemnización de daños y perjuicios, pues lo solicitado y concedido no fue una indemnización sino el pago de las rentas adeudadas, al promover el demandante (hoy recurrido), exclusivamente, el cumplimiento del contrato (art. 1124 CC), unido a que no se aceptó la resolución ni se pactó cláusula penal que permitiese la moderación.

Es decir, tenemos dos opciones:

a) Establecer en el contrato qué pasa si el arrendatario decide abandonar el arrendamiento antes de tiempo (sería el primer supuesto).Autonomía de la voluntad de las partes. No cabe moderación por Su Señoría.

b) No establecer en el contrato qué pasa si el arrendatario decide abandonar antes de tiempo y ante ese abandono prematuro:

i) No aceptar la resolución unilateral del arrendatario y pedir el cumplimiento del contrato, esto es, el pago de las rentas correspondientes a la duración del arrendamiento.

ii) Aceptar la resolución y solicitar una indemnización de daños y perjuicios (que Su Señoría podrá modular).

Desde nuestro punto de vista la opción está clara, no?

Buen resto de martes!!

Nocturnidad y alevosía _Entrada antigua (II)_.

16 de marzo de 2016

Con más demora de la que nos hubiera gustado, pero aquí estamos de nuevo!!

En la línea que adelantamos en la primera entrada de este blog, la idea es ir contando asuntos, comentando noticias, opinando sobre artículos, y, todo ello, con un lenguaje no técnico que nos permita a todos saber de qué hablamos. Además, también queremos contar cosas curiosas o que pueden llamar la atención como el origen de algunas expresiones, el significado de determinados términos, o diferencias fundamentales entre conceptos legales que nos ayudarán a entender algo mejor las cosas.

Pues bien, en esta última línea, os hago una pregunta: cuántas veces habéis escuchado y habéis dicho que alguien actuó con nocturnidad y alevosía, entendiendo ambos conceptos como agravantes del delito en cuestión??

Suponemos bien, seguro, si creemos que la respuesta es muchas veces!

Y sabéis que la nocturnidad, como tal, es decir, como agravante, no existe en nuestro Código Penal desde el año 1995?

Efectivamente, el artículo 22 del CP, que establece qué circunstancias se consideran agravantes, dispone:

1.ª Ejecutar el hecho con alevosía.

Hay alevosía cuando el culpable comete cualquiera de los delitos contra las personas empleando en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte del ofendido.

2.ª Ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente.

3.ª Ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa.

4.ª Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad.

5.ª Aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito.

6.ª Obrar con abuso de confianza.

7.ª Prevalerse del carácter público que tenga el culpable.

8.ª Ser reincidente.

Hay reincidencia cuando, al delinquir, el culpable haya sido condenado ejecutoriamente por un delito comprendido en el mismo título de este Código, siempre que sea de la misma naturaleza.

A los efectos de este número no se computarán los antecedentes penales cancelados o que debieran serlo, ni los que correspondan a delitos leves.

Las condenas firmes de jueces o tribunales impuestas en otros Estados de la Unión Europea producirán los efectos de reincidencia salvo que el antecedente penal haya sido cancelado o pudiera serlo con arreglo al Derecho español.

La nocturnidad no aparece por ningún lado… Porque se sobreentiende… Y va incluida, precisamente, en la expresión que hemos destacado en negrita, “o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo“.

Antes sí fue considerada agravante, no es un invento, pero tenía una razón de ser tan lógica como lo es que ahora no se contemple como tal: antes las ciudades, los pueblos, etc., no eran lugares con luz, sino oscuros, sin electricidad… En este contexto, cuando alguien se aprovechaba de la oscuridad para cometer un delito tenía altas posibilidades de no ser reconocido y, con ello, de que su plan fructificara. Por ello se consideraba un agravante. Hoy en día, tal planteamiento carece de sentido…

Espero que os haya gustado leernos o, al menos, que os haya entretenido!!

Estamos de estreno!! _Entrada antigua (I)_.

8 de febrero de 2016

Buenos días!

Estamos de estreno!

En este blog iremos contando, además de publicar noticias y artículos de interés, casos del día a día que hemos tramitado o estamos tramitando, con palabras sencillas que todos podamos comprender, y las resoluciones que se vayan dictando en relación con el objeto de debate.

No dudéis en hacer cualquier consulta del tipo que sea, tanto relacionadas con el caso que se esté analizando, como con cualquier otro que tengáis entre manos.

Esperamos que este blog sea de utilidad para todos vosotros.

Muchísimas gracias por leernos.

Un saludo desde ABOGALICIA!

Nos hemos trasladado!!

La verdad es que en nuestro antiguo espacio no estábamos muy cómodos… Así que hemos decidido reformarlo y ya podemos abrir!!

Aquí estamos de nuevo, con un formato más “nuestro” y con muchas ganas!!

Por aquello de no perder el principio de esta historia, a continuación trasladaremos aquí las dos primeras entradas de este Blog, y luego… A andar!!

Esperamos que este nuevo estilo os guste tanto como a nosotros!!

Muchas gracias por leernos!

ABOGALICIA.-