Día de las Letras Gallegas.

Manuel curros enriquez.jpgBuenas tardes!!

Mañana es un día importante para los gallegos y los acogidos porque es nuestro día o, mejor dicho, el día de nuestras Letras! Y a ese día vamos a dedicarle esta entrada!

El día de las Letras Gallegas se viene festejando desde 1963, año en el que la Real Academia Gallega decidió empezar a homenajear a personas que han destacado por su creación literaria en gallego o por su defensa del idioma.

Cada año se dedica a una personalidad diferente, escogida por la RAG.

¿Y por qué el 17 de mayo? Pues porque ese día, en 1863, se publicó el primer ejemplar de Cantares gallegos, de Rosalía de Castro, que marcó el inicio del “Rexurdimento” o renacimiento cultural del gallego.

¿Qué tiene esto que ver con nosotros? Pues que muchos de los homenajeados estudiaron Derecho, ejercieron como abogados, fueron jueces o estuvieron relacionados de alguna forma con el mundo de la justicia. Así que desde hoy queda instituido en el Blog hacer una breve referencia al que toque, empezando por el primero, que fue D. Manuel Curros Enríquez, al que se le dedicó el día en el año 1967, sin perjuicio de que, como seguro que sabéis, el homenajeado mañana es D. Carlos Casares.

El Sr. Curros Enríquez es hijo de escribano (de casta le viene al galgo). Se fue a Madrid muy joven y allí hizo bachillerato y empezó a estudiar Derecho. Fue allí también donde empezó como escribano en el Ayuntamiento y a frecuentar círculos literarios con la intención de hacer carrera literaria.

En 1877 se estableció en Orense y empezó a trabajar en la Intervención de la Administración Económica.

En 1880 publicó Aires da miña terra y la publicación le valió la denuncia del entonces obispo de Orense, D. Cesáreo Rodrigo Rodríguez, por herejías y ataque a la religión. El juzgado ordenó el secuestro de los ejemplares en poder del editor, los moldes fueron destruidos, y Curros fue procesado por delito contra el libre ejercicio de la religión. Fue condenado en Orense a dos años cuatro meses y un día de prisión y absuelto en La Coruña. Su defensa en la apelación la llevó el ilustre jurista y político D. Luciano Puga Blanco.  De ahí salió el poema “Adiós Mariquiña“, que, en realidad, se titula “A Mariquiña Puga. Despedida“, y que escribió con ocasión de que Mariquiña, la hija del abogado, se marchase a Cuba.

Perdido el puesto de trabajo en Orense, vuelve a Madrid e ingresa en la redacción de El Porvenir, un periódico republicano. Luego emigra a Cuba donde dirige un periódico (La Tierra Gallega) y participa en la redacción de otros dos.

En 1904 volvió a La Coruña pero luego volvió a La Habana de nuevo.

Como curiosidad, está enterrado en el cementerio de San Amaro, en La Coruña, y en 1989 se abrió el primer centro masónico erigido en Galicia con el nombre de “Renacimiento 15 Curros Enríquez”.

 

Stalking. ¿Qué es eso? Primera sentencia del TS al respecto.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado por primera vez sobre este delito que viene recogido en el Código Penal, reformado en 2015, artículo 172.ter.

Establece el referido artículo lo siguiente:

1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

  • 1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
  • 2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
  • 3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
  • 4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días. En este caso no será necesaria la denuncia a que se refiere el apartado 4 de este artículo.

3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.

4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Pues, como decíamos al inicio, el Pleno de la Sala II del Tribunal Supremo se ha pronunciado por primera vez sobre este nuevo delito de “stalking”, y considera que, para ser delito, la conducta debe prolongarse el tiempo suficiente para provocar la alteración de la vida cotidiana de la víctima, aclarando que no bastan episodios, más o menos intensos o más o menos numerosos, pero concentrados en pocos días y sin nítidos visos de continuidad, que, además, no comporten repercusiones en las costumbres de la víctima.

Sin perjuicio de que podrás leerte la sentencia completa aquí cuando esté disponible, a continuación te hacemos un resumen de lo sucedido:

Los HECHOS probados en primera instancia y que motivan la sentencia se producen entre la tarde del 22 de mayo de 2016 y el 31 de mayo del mismo año. En total se trata de cuatro actos de hostigamiento en el plazo de una semana:

  • Primero: tarde del 22 de mayo de 2016.

Llamadas telefónicas que la víctima no contestó y que se sucedieron hasta la 1.30 de la madrugada, con envío de mensajes de voz y fotos del antebrazo del acusado sangrando  y advirtiéndola de su propósito de suicidarse si no era atendido, en actitud inequívocamente acosadora y de agobiante presión.

  • Segundo: 23 de mayo de 2016.

Intento de entrar en el domicilio de la víctima, también de forma intimidatoria y llamando insistentemente a los distintos telefonillos de la finca en las horas inmediatamente siguientes. Se trata de otro acto de acoso. Cesó cuando apareció la policía.

  • Tercero: 30 de mayo de 2016.

El acusado vuelve al domicilio de la recurrente profiriendo gritos y reclamando la devolución de objetos de su propiedad.

  • Cuarto: 31 de mayo de 2016.

El acusado se acerca a la mujer en el centro de educación al que ambos acudían y donde coincidían, exigiéndole la devolución de una pulsera.

Pues bien, ¿por qué ha entendido el TS que no existe stalking? A continuación te dejo las dos notas más relevantes:

1.- Tiene que existir una cierta prolongación en el tiempo de la voluntad de perseverar en esas acciones intrusivas. No puede tratarse de un episodio aislado o de algo coyuntural, porque de ese modo no se alterarían las costumbres del día a día de la víctima.

2.- Ha de existir esa alteración del día a día o ese cambio de hábitos con motivo del comportamiento del stalker.

Ejemplos de esa alteración serían el cambio del número de teléfono, el cambio de vivienda, el cambio de ruta al trabajo, etc.

¿Cuáles podemos decir que son, entonces, los requisitos del tipo?

  • Persecución repetitiva e intrusiva.
  • Obsesión al menos aparente.
  • Aptitud para generar temor o desasosiego o condicionar la vida de la víctima.
  • Oposición de la víctima a la conducta del “stalker”.
  • Conducta prolongada en el tiempo. ¿Cuánto? No está claro todavía: algunos hablan de un mes; otros, de seis meses.

¿Qué te parece? Danos tu opinión!!

Un saludo desde ABOGALICIA y feliz resto de miércoles!!

 

¿Qué derechos tienes como propietario-arrendador? ¿Y obligaciones?

kaboompics_Woman taking notes

Si eres propietario de un inmueble y lo arriendas/alquilas, tienes una serie de derechos y obligaciones. Vamos a hacer un breve resumen a continuación para que no tengas más dudas!

DERECHOS

Evidentemente, tienes derecho a establecer la renta y las condiciones que consideres oportunas en relación con la duración del contrato, las actualizaciones, la existencia o no de indemnizaciones en determinados casos, etc.

También tienes derecho a consentir o no obras de mejora en el piso. Si consideras que no afectan a la estabilidad o seguridad de la vivienda, puede dar tu permiso. Si las obras finalmente no se realizan de conformidad con lo pactado o se hacen sin que hayas prestado tu consentimiento, puedes resolver el contrato y pedirle al arrendatario/inquilino que deje la vivienda como la encontró.

Si eres tú el que realiza obras de mejora, transcurridos tres años de duración del contrato, tienes derecho, salvo pacto en contrario, a elevar la renta anual en la cuantía que resulte de aplicar al capital invertido en la mejora, el tipo de interés legal del dinero en el momento de la terminación de las obras incrementado en tres puntos, sin que pueda exceder el aumento del veinte por ciento de la renta vigente en aquel momento. Para el cálculo del capital invertido, deberán descontarse las subvenciones públicas que hayas obtenido para la realización de la obra.

Si ahora mismo tienes una vivienda que no utilizas y consideras como buena inversión alquilarla, estupendo. Ten en cuenta que siempre podrás resolver el contrato si lo necesitas como vivienda habitual en un caso de extrema urgencia para ti o tus familiares de primer grado de consanguinidad o por adopción o para tu cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial (te recuerdo que puedes aclarar tus dudas sobre parentesco aquí) avisando al arrendatario con un plazo de al menos dos meses. Y ojo, porque si en tres meses no habéis ocupado el inmueble, tú, tu familiar, tu cónyuge, el inquilino puede optar, en el plazo de treinta días, entre ser repuesto en el uso y disfrute de la vivienda arrendada por un nuevo período de hasta tres años, respetando las condiciones existentes al tiempo de la extinción, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera supuesto hasta el momento de la reocupación, o ser indemnizado por una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar tres, salvo que la ocupación no hubiera tenido lugar por causa de fuerza mayor.

Leer más »